|
Noticia LIGA FEMENINA

Una MVP "enamorada" de Donostia

2/6/2017 No fue hasta los doce años cuando Nadia Colhado -la MVP de la 18ª jornada en la Liga Femenina- realizó su primer entrenamiento de baloncesto en un equipo. Fue en Maringá, una ciudad cercana a su localidad natal, Marialva, en el estado brasileño de Paraná.
COMUNICACIÓN IDK GIPUZKOA

Hasta entonces, lo que hacía Nadia al salir del colegio era básicamente jugar en la calle con sus amigos a fútbol, baloncesto o lo que fuera, aunque en casa le hacían compaginarlo con otras actividades. "Estábamos todo el día en la calle. Mi madre me obligaba a estudiar piano porque mi familia es de músicos, pero a mí de niña lo que me gustaba era el balón. También hacía natación y tengo varias medallas, porque siempre quedaba primera o segunda en las competiciones de Paraná. Me gustaba mucho", cuenta la propia Nadia Colhado.

Pero el basket era lo que más llenaba a la actual jugadora del IDK Gipuzkoa, que desde muy pequeña comenzó a destacar por su altura. "En mi pueblo no había equipo de baloncesto. Mi madre me buscó uno en Maringá, una ciudad cercana que es más grande y con doce años empecé a entrenar con un equipo". Le gustó tanto que con trece lo dejó todo por el baloncesto: la natación, el piano y hasta a su familia para marcharse a más de 700 kilómetros de Marialva. "Me fui a Sao Paulo, a un club llamado Jundiai, donde estuve cinco años. Estudiaba, jugaba y vivía allí con más chicas del club. En algunos momentos me costaba estar sin mi familia. Vivía en casa con mi madre, mis abuelos y mi hermano, que es mayor. Los echaba en falta, pero lo que quería era jugar a baloncesto".

Con quince años, Colhado ya era internacional con Brasil y con 18 vino a León para jugar un curso en el filial del San José (León). Luego volvió a su país, donde ha desarrollado su carrera en diversos clubes, además de competir dos temporadas en los Atlanta Dream de la WNBA: "Fue una buena experiencia. El entrenador, Michael Cooper, vino a verme a Brasil, me llevaron a un 'training camp' y me cogieron. No jugué mucho porque tenía por delante a mi compatriota Erika de Souza y otra pívot. Me gustaría volver a la WNBA, creo que ahora soy una jugadora más madura y tendría más protagonismo".

Precisamente Erika de Souza, actual jugadora del Perfumerías Avenida, es un espejo para Nadia: "Es la jugadora en la que más me dijo. Ha tenido una vida difícil y ha trabajado muy duro para llegar donde ha llegado. Es mi ídolo desde hace años". Con Erika ha compartido muchas horas en la selección de Brasil, disputando el Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2012 y 2016 como grandes eventos además de varios torneos sudamericanos. Le marcaron sus dos experiencias olímpicas: "No nos fue bien deportivamente, pero tengo un gran recuerdo de los Juegos. Es increíble haber podido participar en dos y uno de ellos en casa. Tenemos una buena selección, pero no hemos hecho buenos torneos".

La pívot de 193 centímetros de altura tenía intención de continuar esta temporada en el Sampaio, equipo con el que se había proclamado campeona de Brasil en la temporada 2015-16, pero el club no podía asumir las fichas de algunas jugadoras y el IDK Gipuzkoa -que ya había mostrado su interés por ella unos meses antes- la fichó a principios de noviembre. "Cuando me llamaron la primera vez, busqué San Sebastián en 'Google' y me quedé enamorada", cuenta la propia Nadia Colhado, que cumple 28 años el próximo 25 de febrero (nació en 1989) y que se define como una persona "muy tranquila" fuera de la cancha. "Me gusta dormir, pasear y sacar fotos". De hecho, tiene un buen archivo de preciosas fotografías de Donostia, ciudad por la que le gusta perderse cuando tiene un día libre: "El otro día hacía bueno y me pasé toda la tarde en la zona del puerto". Además, habla "todos los días" con su familia, especialmente con su madre, que sigue los partidos del IDK Gipuzkoa por el ordenador.

En el plano estrictamente deportivo, el impacto de Nadia Colhado tanto en el IDK Gipuzkoa como en la Liga Femenina está siendo notable, ya que en once partidos ha conseguido tres MVP de la jornada, el último de ellos este pasado fin de semana, logrando ante el Star Center-Uni Ferrol 23 puntos, 14 rebotes y 3 asistencias para 37 de valoración. Además, es la jugadora más valorada de la Liga (promedio de 26,27), la que más anota (19,55 puntos por partido) y la segunda que más rebotea (11,45). "Aquí me siento muy cómoda con la entrenadora y las compañeras y en la ciudad también estoy bien, así que lo tengo todo para rendir. ¿Cualidades? Creo que me muevo bien, pero sobre todo tengo ganas de hacer de todo: defender, rebotear, anotar... Además, me entiendo bien con mis compañeras".

Después de dos victorias seguidas y con la clasificación tan apretada, la brasileña no descarta nada, aunque consciente también de que el nivel está muy parejo: "Cada vez estamos mejor y hay más jugadoras aportando cosas. Creo que podemos llegar lejos. Se está viendo que podemos ganar a cualquiera, pero también perder si no jugamos a buen nivel, porque hay mucha igualdad, los rivales son fuertes y tienen el mismo objetivo. Queremos subir en la clasificación".